¿Cuántas veces habremos oído afirmaciones como estas acerca de los «malaventurados correctores automáticos»? En la era de las tecnologías semánticas, es hora de cambiar el chip:

 

1.   El corrector automático me corrige cosas que no debería… «el listillo…»

¿El corrector os ha dejado alguna vez en apuros? Para que no ocurra simplemente hay que configurarlo bien. Esto significa que debemos asegurarnos de que esté revisando en la lengua del texto (en portugués ¡un «livro» no es un «libro»!) y de que (si la hubiera) esté desactivada la opción de «autocorrección». ¡No debemos perder el control de la revisión! Siguiendo este par de consejos evitaréis que la aplicación os juegue malas pasadas.

¡Maldito Corrector! Un equívoco provoca el cierre de dos colegios en Georgia y se lía parda

Resulta que alguien envió el siguiente mensaje: «gunna be at west hall today», que se traduciría como: «Hoy voy a estar en el West Hall». Sin embargo, el autocorrector hizo de las suyas y envió el siguiente mensaje: «gunman be at west hall today», que se traduciría como: «Hombre armado en el West Hall hoy». Además, a todo esto se unió que el que envió el mensaje se equivocó de número y lo envió a otra persona. Como resultado, el receptor del mensaje se quedó bastante asustado y acudió a la policía, y esta por motivos de seguridad consideró que lo mejor era proceder al cierre de los dos colegios de la zona. [Leer más…]

Seguir leyendo