La traducción genera ríos de tinta, no solo por el inmenso volumen de textos que se traducen diariamente, sino también por el número de reflexiones que se dan en torno a la actividad de traducir.

torre-de-babel2

¿Qué se espera de un traductor?

Actualmente la traducción se mueve en un terreno descriptivo. Si bien tradicionalmente se ha reflexionado sobre la manera de traducir correctamente, distinguiendo traducciones correctas y erradas, hoy día se estudia la traducción como proceso. Por este motivo, a la hora de enfrentarse a un texto, traducir no es elegir entre lo que está bien y lo que está mal, sino hacerlo entre un número indeterminado de opciones en función de quién sea el receptor de la traducción. Para poder elegir entre distintas opciones de traducción es necesario desarrollar una competencia traductora. Esta competencia capacita a un traductor, que tiene que  demostrar una serie de habilidades y conocimientos: estratégicos (saber tomar decisiones), instrumentales (saber cómo documentarse), enciclopédicos (iniciarse en temas a los que en principio es ajeno) y, por supuesto, lingüísticos (dominar la lengua desde la que se traduce y hacia la que se traduce). Seguir leyendo